de del

Estiramientos y Relajación

​ Lunes y Miércoles de 17:00 a 18:00

Llegar a la tercera edad no significa llevar una vida de pasividad y resignación. Los ejercicios para adultos mayores tienen los mismos efectos en las personas de edad, que si los realizara un joven o adulto maduro. Esto significa que si haces un ejercicio de musculación, vas a aumentar la fuerza y además, tendrás más tono y densidad muscular.

De todos modos, hay que ser cuidadoso en elegir las actividades adecuadas y ser asesorados por un profesional para la correcta ejecución de las mismas.

Cuestiones a tener en cuenta, si transitas la tercera edad y te dispones a practicar ejercicios físicos:

  • - Es recomendable comenzar con una entrada en calor que consistirá en movimientos de todas las articulaciones del cuerpo cuello, hombros, cadera, rodillas y tobillos.
  • - Los ejercicios tienen que ser ejecutados en forma lenta y controlada, buscando todas las posibilidades de movimiento de la articulación.
  • - Una vez entrado en calor es indispensable realizar ejercicios de estiramiento, especialmente de espalda, cuello y parte posterior de las piernas, para evitar y prevenir la rigidez.
  • - Siempre recomiendo comenzar los ejercicios de fuerza con una sentadilla para fortalecer la musculatura de las piernas, esto además nos da seguridad y equilibrio en la marcha.
  • - Para el resto de la actividad, lo más seguro es tumbarse en una colchoneta y concentrarse en ejercitar los abdominales y la espalda. Por ejemplo, acostado boca arriba las manos cruzadas en el pecho, las piernas dobladas, los pies contra la colchoneta, subir el tronco mientras se expulsa el aire, bajar mientras se inhala.
  • - Siempre terminar la actividad nuevamente con estiramientos de la musculatura que he nombrado al principio, y durante un tiempo más prolongado que al principio de ejercitación.
  • - Finalmente siempre debe estar presente la actividad aeróbica caminar, pedalear o nadar, realizadas a baja intensidad para permitir practicarlas durante un tiempo prolongado.

La tercera edad no tiene por qué sentirse limitada en disfrutar de los beneficios de la actividad física, sólo es cuestión de animarse.

Yoga para la tercera edad

Hay muchos trastornos, como la artrosis, propios del deterioro físico que se produce; los trastornos muchas veces pueden prevenirse o retardarse con la práctica del yoga.No podemos escapar al envejecimiento; es un proceso existencial propio, privativo e intransferible de cada ser.Es necesario considerar el envejecimiento como una etapa interesante de la vida, que dependerá de nuestra actitud interna, de cómo tomemos esta fase de la vida que, convencionalmente, se denomina “tercera edad”. ​

Tenemos que fomentar una actitud de enriquecimiento y crear las condiciones para que ese envejecimiento sea natural, alimentando un estado de ánimo positivo, fresco y jovial, aun cuando nuestra edad sea avanzada.

El Yoga, con sus diversas técnicas, aporta una ayuda invalorable a las personas de edad.Las clases de yoga para la tercera edad tienen una implementación diferente .Se tiene en cuenta el aspecto físico,psicológico y neuronal del individuo.Las sesiones están orientadas desde la mínima posibilidad hasta la máxima, sin que quede ningún área sin beneficio o estímulo.El instructor se prepara para que atendiendo la diversidad de dificultades, pueda trabajar beneficiando a todos y evitando cualquier riesgo o perjuicio.

La acción del yoga como apoyo terapéutico a los conflictos psicológicos de la tercera edad: angustia, soledad, inseguridad.Podemos decir que no hay límite de edad para practicar Yoga.Las personas que lo hacen no sienten el paso de los años.La recomendación es realizar la práctica bajo la dirección de un profesor/a y previa consulta médica.Con ciertas posturas realizadas “con suavidad”, ayudamos a que la corriente sanguínea, irrigue el cerebro, activando los vasos sanguíneos del cuerpo.